Cuando el THC puede salvar vidas: la lucha de Balam contra el cáncer infantil
SALUD

Cuando el THC puede salvar vidas: la lucha de Balam contra el cáncer infantil

La historia de Balam demuestra la importancia del THC, la sustancia psicoactiva e ilegal del cannabis, para tratar la leucemia, el tipo de cáncer más común en infantes 

 Por Alma Vigil

Ilustraciones: Andrea Romo

Para Liz Gutiérrez y Edmur Lucas Santos, recibir la noticia de que su hijo Balam de 5 años tenía leucemia, es decir, cáncer en la sangre, fue el golpe más duro en su existencia. La tristeza y la incertidumbre los invadió en un segundo. En ese momento, poco sabían que cruzar el enredado umbral de lo ilícito en México les daría el consuelo y la esperanza que necesitaban. 

Los síntomas de la leucemia se habían desencadenado en Balam hacía solo unos días: cansancio extremo, dolor en el cuerpo y el estómago, fiebre y palidez. Nunca pensaron que sería cáncer, una enfermedad tan letal que hoy es la tercera causa de muerte en México, de acuerdo con la Secretaría de Salud. 

La leucemia linfoblástica aguda es el cáncer más común en niños de 4 a 8 años y el más noble. “Los oncólogos te lo pintan de esa manera para que te tranquilices; pero no siempre es así. A veces el cáncer es muy agresivo como en el caso de Balam”, comenta Liz. 

Entonces comenzó una lucha dolorosa de resiliencia para Balam con sus diversos tratamientos médicos tradicionales: quimioterapias, radiaciones, dos trasplantes de médula y recaídas junto con la posibilidad de morir. 

Liz y Lucas tenían una noción de que el THC, la sustancia psicoactiva del cannabis, y no solo el CBD, ayuda a tratar el cáncer. En abril del 2017, el mismo mes que diagnosticaron a Balam, se aprobó en México el uso de cannabis medicinal; pero solamente para medicamentos con menos del 1% de THC, por lo que su uso seguía siendo ilegal. 

Además, tres miedos agobiaban a Liz y Lucas. Uno, era la teoría, aún no comprobada, de que el cannabis afecta el desarrollo intelectual en la infancia. Por eso se recomienda su uso para mayores de 18 años. Ellos pusieron en la balanza los riesgos y los beneficios. No darle THC a un niño con cáncer sería más grave que un retraso. 

El segundo temor era que los oncólogos les prohibieron usar ‘hierbitas medicinales’ o ‘medicinas alternativas’.  “Por un lado entiendes a los doctores porque hay gente que hasta me ha dicho que le de polvo de víbora a Balam”, dice Liz. 

El tercero y el más grande miedo era que les quitaran a Balam porque a los ojos del gobierno y de la sociedad lo están ‘drogando’. Aún así, el verdadero reto no fue decidir darle THC, sino conseguirlo. 

Comprar mariguana puede ser una actividad común como comprar cigarros, pero en Nuevo León es muy difícil conseguir aceite de cannabis, el método recomendado para fines medicinales por sus propiedades de absorber mejor los cannabinoides. 

En la búsqueda desesperada entre amigos, conocidos, contactos y dealers sospechosos, un mes después del diagnóstico, por fin lo encontraron. Ahora iniciaría otro combate, el de ir contra el estigma y la legalidad. El primer obstáculo fue la opacidad en la información. 

“Una de las problemáticas que hay en lo ilegal es no saber realmente lo que le estás dando. No sabes si la marihuana viene con químicos, con pesticidas o está destilada con alcohol”, explica Liz. 

La ilegalidad significaba ir a ciegas y a escondidas de los doctores; tanteando las dosis, a prueba y error, esperando que no le diera la pálida o algo peor y que los médicos se enteraran. 

Adaptándolo a sus palabras, le explicaron a Balam qué es el cannabis y mucha gente cree que es malo. Balam sabía que su ‘aceitito’ lo hacía sentir mejor y le avisaba a su mamá si llegaba alguna enfermera. 

Vivieron un año casi en completo aislamiento, a excepción de las idas al hospital. Con las quimioterapias eliminaron todas las células de Balam, incluidas las cancerígenas. No tenía defensas y podía enfermarse fácilmente. Las actividades al aire libre quedaron pospuestas. 

Liz siempre cargaba con desinfectante en todas sus presentaciones. Se convirtió en la cuidadora de Balam y abandonó su trabajo. Lucas continuó en su empleo pero los tratamientos son costosos, así que organizaron múltiples eventos musicales y rifas para solventarlos.

Con el aceite de cannabis que le dieron desde el inicio, Balam mejoró en los síntomas como dolores, náuseas e insomnio; pero la angustia de sus padres aumentaba al no ver un cambio en el cáncer y por el continuo sufrimiento de su hijo. 

El optimismo regresó cuando Liz y Lucas asistieron a una conferencia de la asociación Por Grace, la niña impulsora de la mariguana medicinal en México para tratar su padecimiento de epilepsia. 

Ahí conocieron al Dr. Santiago Barragán, médico cirujano con especialidad del Medical Cannabis Institute de Colorado. También es uno de los fundadores de la compañía regiomontana Seedcore Labs que se dedica a la investigación del cannabis desde hace un año y, actualmente, es el médico del cannabis de Balam. 

En marzo del 2018, con Balam comenzó un tratamiento en aceite para tratar los síntomas del cáncer y las quimioterapias, luego buscó un efecto anticancerígeno. Las dosis bien medidas, porcentajes adecuados de cada sustancia y una calidad pura propiciaron el verdadero cambio: en septiembre del 2018 las células malignas desaparecieron. 

“El conjunto de las quimioterapias con el cannabis fue lo que mejor dio resultado en él”, dice el Dr. Santiago. “No es el THC solo, ni el CBD solo. Si es posible, debe traer todos los terpenos y cannabinoides de la planta”, agrega. 

Gracias al cannabis, Balam siempre mantuvo un buen peso, disfrutaba sus comidas y dormía bien. Esto le permitió tener un sistema inmunológico estable. Con otros pacientes, el Dr. Santiago había visto una disminución en la progresión del cáncer pero nunca como Balam quien presentó una reducción completa. Es un caso único. Ahora se ha dado cuenta que el cannabis medicinal ataca más ferozmente a la leucemia que a otros tipos de cáncer. 

En el hospital, Balam también fue un caso sin precedentes. “Es un milagro”, fue la única manera en la que una doctora podía explicar la recuperación de Balam.  “Sabemos que no es un milagro, es ciencia-”, dice Liz.

Ganaron una batalla contra el cáncer pero la lucha de Balam y sus padres aún no termina. En enero del 2020 el niño tuvo una recaída y, hasta la fecha, está tomando un bloque de quimioterapia. Nunca ha suspendido el cannabis y ha reaccionado bien al tratamiento. Hoy la familia tiene más armas, conocimiento y amor para atacar al cáncer, aunque el miedo a que reaparezca siempre estará presente. 

Liz y Lucas saben que el tratamiento médico y el cannabis lo ayudaron pero lo que realmente salvó a Balam, es nacer en una familia sin el estigma de la mariguana. En el transcurso del tratamiento han visto cómo los prejuicios de muchas familias reducen las posibilidades de sus hijos de enfrentar el cáncer.  

En la mitología maya, Balam es un jaguar protector del pueblo. En la realidad actual, la historia de Balam Santos podría ayudar a todos los niños del mundo, que como él, sufren este mal. 

ACTUALIZACIÓN:

Actualmente, en México se reconoce el THC como una sustancia con fines medicinales y terapéuticos, incluso para ciertos casos de menores de edad. El problema es que no han publicado el reglamento para la adquisición de permisos para comercializar o conseguir estos productos en el país por eso los traen de Estados Unidos. Se pueden conseguir amparos para uso medicinal, lúdico y el autocultivo. 

SeedCore Labs

En Seedcore Labs tratan a pacientes con padecimientos como: cáncer, neuropatías, artritis reumatoide, fibromialgia, enfermedades en articulaciones, lupus, soriasis, Parkinson, enfermedades del movimiento como disquinesias y Alzhéimer. También personas con problemas de ansiedad, depresión e insomnio.

Consultas. 20924456

E- mail: santiago.barragan90@gmail.com

Facebook: SeedCore Labs Edén Botánicos (productos)

Comments

comments

abril 23, 2020

About Author

admin


Lagarto no. 12
Lagarto no. 12
Lagarto no. 8 (PDF)
Lagarto no. 8 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
Sigue a LAGARTO
LAGARTO NO. 11 (PDF)
LAGARTO NO. 11 (PDF)
Lagarto no. 7 (PDF)
Lagarto no. 7 (PDF)
lagarto no. 3 (PDF)
lagarto no. 3 (PDF)
LAGARTO NO. 10 (PDF)
LAGARTO NO. 10 (PDF)
Lagarto no. 6 (Pdf)
Lagarto no. 6 (Pdf)
lagarto no. 2 (PDF)
lagarto no. 2 (PDF)
Lagarto no. 9 (PDF)
Lagarto no. 9 (PDF)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 1 (PDF)
Lagarto no. 1 (PDF)
MÁS FOTOS Y VIDEOS
wordpress statistics