Si necesitas reguetón, Cabuland
MÚSICA

Si necesitas reguetón, Cabuland

Crónica del festival de reguetón más grande de México

Por Alma Vigil

Fotos Gustavo Torres

Para entender el Festival Cabuland y el por qué, entre 28 mil almas, hay hipsters como yo  tenemos que repasar la evolución de este ritmo y la mía. De un tiempo para acá, soy de esas que en la peda pasan de escuchar punk o rock a perrear intenso hasta con el reguetón más lento. Hoy el reguetón es un género demoledor de tabúes originado en los barrios marginales del Caribe.

No sé ni madres de reguetón, así que invité a mi amigo Isra, el amante más grande del reguetón que conozco. Antes, a mediados de los 2000, como buena clasemediera intelectual con prejuicios y delirios de superioridad cultural, molestaba a Isra por escuchar esas rolas. Que si son misóginas, música para pobres e ignorantes o bailes vulgares. Puras excusas para no bailar. Este 29 de julio del 2017 vengo con mis pasos de perreo ya bien ensayados. Isra es mi pareja perfecta para reguetonear. Se las sabe todas y todas las baila.

Alrededor de las 5.30 p. m. arribamos al Parque Ferrocarrilero. Ahí, sin importar el sol avasallador y el calor despiadado de canícula, hay una multitud vitoreando a J. Balvin.

El cantante colombiano había salido tarde al escenario. Con su ropa deportiva, un short naranja y una playera negra, pareciera que viene del gym. “Si necesita reggaeton, dale / sigue bailando mami no pare / acércate a mi pantalón, dale / vamos a pegarnos como animales”-, canta J. Balvin la letra de Ginza. Es una de las canciones que pusieron al reguetón de nuevo en el mapa luego de la explosión que hubo entre el 2003 y el 2007. Entonces las rolas reguetoneras eran más agresivas; Gasolina de Daddy Yankee y Papi Chulo de Lorna son unos ejemplos. Paulatinamente, el género se fue dulcificando hasta llegar a las baladas románticas con un sonido más pop y discotequero.

J. Balvin se despide más pronto de lo programado dejando a sus fans con las ganas. A continuación Tego Calderón, uno de los pioneros underground del reguetón, toma el micro. Muchos dijeron después que su número duró mucho y fue algo aburrido; pero como dice el nombre de su disco más reciente El que sabe, sabe. “Aunque digan que soy / un bandolero donde voy / le doy gracias a Dios / por hoy estar donde estoy”-, reza Bandolero, una de las más coreadas.

Para entonces, las filas de la cerveza parecen las del trámite burocrático más tedioso. Chicas con coronas de flores y chavos ataviados con colores fosfo deambulan entre la ola de tierra que vuela con el aire. Se les perdió algún Coachella mexicano.

El costo de más de 600 pesos por el boleto dictó que el ambiente sea más fresa de lo que se esperaba. No todos pueden costearlo y menos una entrada VIP, que de VIP no tiene nada. Alcanzan una mejor vista los que están en el puente peatonal de afuera que los supuestos very important people. Aún así, la segunda edición del Festival Cabuland fue sold out.

Plan B sube al escenario al mismo tiempo que recibimos el crepúsculo. “Es fanática de lo sensual / ella tiene una foto mía / y ya me la puedo imaginar / lo que hace cuando está solita”. Ahora sí, los traseros de mujeres, y también de hombres, llegan hasta abajo y las pelvis se mueven en vaivén. Las parejas se arrejuntan, se frotan los cuerpos. Al cabo a eso venimos, al goce físico, a bailar, despertar la sensualidad, a perrear. Sí, algunas canciones son machistas y provocativas. Rolas de The Beatles y de The Rolling Stones también lo son y no veo a nadie quejándose, al contrario, fueron de los grupos de rock con más seguidoras. Por mencionar solo unos ejemplos.

Aunque muchas de las canciones de reguetón exitosas sean colaboraciones con otros artistas, solo Plan B invita a alguien más al escenario, a Tego Calderón. Un gesto que nadie repetirá en toda la velada.

Ya entrada la noche, Yandel, ahora sin Wisin, hace saltar a todos los asistentes como un enorme corazón palpitante. Estoy enamorado, Mayor que yo y Permítame son parte de su repertorio. La sed se acrecenta pero muchos stands de pronto se quedaron sin cerveza, incluso los que están atrás, en el área de food trucks y juegos.

El más esperado de la noche, Daddy Yankee y su grupo de sexys bailarinas pusieron a bailar a todos, sin excepción. El fuego que sale del escenario, los visuales, las pantallas, la iluminación y el confeti nos dan un orgasmo óptico.

Desde Gasolina, Shaky, shaky, Hula hoop y Ella me levantó hasta finalizar con la canción del año. La que ha traspasado 89 fronteras como la canción número uno, aun y con la amenaza de un muro para los latinos. “Des-pa-cito / Vamos a hacerlo en una playa en Puerto Rico / Hasta que las olas griten ‘ay bendito’ / Para que mi sello se quede contigo”, dice Despacito de Luis Fonsi y Daddy Yankee. Una de las creaciones que ha acercado a las clases altas, medias y bajas con el idioma universal de la música.

El sudor, el calor, la sed y la tierra se disparan al máximo nivel, tanto que cuando termina Daddy Yankee, al igual que muchos, decidimos aplicar la retirada sin ver a Kris y Angel y a Dj Peligro que cerraron el festival.

El line up, además de Dj Warner quien abrió el show y los dj’s Freebot, Tomasa del Real (la única mujer que se presentó además de las bailarinas), Bekman, Billion Dollars, Brunog y Maw BB no nos dejaron quietos entre cada presentación.

El reguetón es ahora un género rebelde que enaltece la comunidad latina, dejando su sello ante los ojos de un mundo en su mayoría regido por la moda anglosajona. Esta es la época dorada del perreo. Libera los prejuicios. Si necesitas reguetón, dale.

 

Comments

comments

agosto 23, 2017

About Author

admin


Lagarto no. 9 (PDF)
Lagarto no. 9 (PDF)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 1 (PDF)
Lagarto no. 1 (PDF)
Lagarto no. 8 (PDF)
Lagarto no. 8 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
Lagarto no. 7 (PDF)
Lagarto no. 7 (PDF)
lagarto no. 3 (PDF)
lagarto no. 3 (PDF)
MÁS FOTOS
Lagarto no. 6 (Pdf)
Lagarto no. 6 (Pdf)
lagarto no. 2 (PDF)
lagarto no. 2 (PDF)
Sigue a LAGARTO
wordpress statistics