Círculos de Nada y su oda a la muerte
MÚSICA

Círculos de Nada y su oda a la muerte

Círculos de Nada celebra sus 18 años de trayectoria y el cuarto aniversario de su cuarto disco Dos de noviembre

 

Por Agencia Lagarto

Fotos: Víctor Hugo Valdivia

 

En una escena musical donde hay más bandas que propuestas originales, resaltan los Círculos de nada. Un grupo que cumple 18 años de trayectoria y que no se parece a ningún otro en Nuevo León por su fusión de rock, folk, jazz, ritmos latinos e, incluso, electrónica. Una banda envuelta en una estela sombría pero a la vez folclórica.

Todo con el afán de acercar a las nuevas generaciones, inmersas en las influencias anglosajonas, a la esencia de la cultura y la música mexicana. Y para el Día de muertos no fue la excepción.

La noche del 2 de noviembre no fue solo un festejo de la banda por su mayoría de edad y por el aniversario de su cuarto disco titulado Dos de noviembre. Fue toda una oda a la muerte. Y es que su disco más reciente está compuesto por rolas basadas en leyendas e historias relacionadas con ésta.

Flores de cempazúchitl en forma de cruz, dientes de león a lo largo del escenario, papel picado multicolores y una hilera de velas le dieron la atmósfera festiva y tétrica que caracteriza a Círculos de nada.

Para iniciar el evento, organizado en el Aula Magna de Colegio Civil, el colectivo Mujeres de botas presentó el performance llamado Altar de Muertas, una sátira en contra de los feminicidios.

A continuación, una catrina le dio la bienvenida a los hijos de los diablos y las brujas: Círculos de nada. El escenario se tiñó de rojo y, uno a uno, los integrantes fueron ocupando sus instrumentos.

La canción que da también el título del álbum Dos de noviembre sirvió de antesala para lo que sería un show dedicado a recordar a los que ya no están entre nosotros. De fondo unos visuales sutiles de árboles siniestros, brujas, diablos, calaveras y otros elementos lúgubres llamaban a los espectadores.

“No puedes matar lo que ya murió”-, rezó Espejo de su tercer álbum Tercer Escalón, la segunda rola que tocaron en la velada. La voz grave de Jesús Alanís parecía no tener fin. El ritmo subía y como en una orquesta, el sonido se elevaba hasta nuestros cerebros.

Al final de El beso del Nahual, bailarines del Ballet Folklórico de Nuevo León salieron ataviados con trajes típicos y máscaras de catrinas y catrines para complementar la música con sus pasos de baile perfectamente sincronizados. Un trabajo que sin duda necesitó de horas de ensayo entre la banda y el ballet.

Algo que repitieron más tarde en las canciones La catrina, dedicada a José Guadalupe Posadas y Soledad. Con una atmósfera azul por completo, los bailarines danzaron al ritmo de la balada y el sonido del ukulele. “Cántame un minuto en silencio por la fragilidad de las gaviotas, que se enamoran del mar”.  

En conclusión, magia, fiesta, sentimiento y muerte fue lo que nos brindaron los Círculos de Nada para el Día de Muertos.

Comments

comments

noviembre 8, 2017

About Author

admin


LAGARTO NO. 10 (PDF)
LAGARTO NO. 10 (PDF)
Lagarto no. 6 (Pdf)
Lagarto no. 6 (Pdf)
lagarto no. 2 (PDF)
lagarto no. 2 (PDF)

http://www.lagarto.mx/googlebe20ba810f473c94.html

Lagarto no. 9 (PDF)
Lagarto no. 9 (PDF)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 1 (PDF)
Lagarto no. 1 (PDF)
Lagarto no. 8 (PDF)
Lagarto no. 8 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
MÁS FOTOS
Lagarto no. 7 (PDF)
Lagarto no. 7 (PDF)
lagarto no. 3 (PDF)
lagarto no. 3 (PDF)
Sigue a LAGARTO
wordpress statistics