Poesía gay regiomontana
ARTE

Poesía gay regiomontana

Poemas antalogados en el libro Poesía gay regiomontana de Ernesto Castillo y Arnulfo Vigil, editado por Oficio Ediciones

 

Jorge Cantú de la Garza

El lado negro del corazón

Late aún, corazón mío,

fragua otro crimen

abominable

y demórate en los detalles,

en cada artista de la crueldad.

Sé que te gusta, querido,

sé de sobra cuánto lo disfrutas.

Añade un momento

chusco después de la tortura.

Tal vez, además, una lágrima

al final de la carcajada, como sueñes,

y en las comisuras espuma.

¡Qué más te puedo yo decir a ti,

si eres un experto!

 

-¡A escena, malvado,

como en los mejores tiempos!

 

Xorge M. González

Caminata

Me pusiste en la calle soledad

fui tus pasos y tu historia

fui los encuentros con las verdades de todo precio

Me pusiste en la calle soledad

y me encontré con mis hermanos.

 

Antonio García

Penélope

En la pantalla

la película

En mi butaca

el jugoso caramelo

que ofrece mi bragueta

En el pasillo

las sombras destejiendo

el tapete de la espera

 

Alejandro del Bosque

La Peluca

A cierta hora del día

el metro es un reclusorio de hombres y mujeres separados,

pero Elella se escabulle

y viaja en el vagón de los varones.

Todos los obreros para mí nomás,

-va pensando Elella-

que lo quiere todo, no más, no menos.

La recibe un silbido de mira qué forro de vieja.

Ella se deja hacer.

Le pellizcan las nalgas.

Le aprietan las tetas.

Le muerden los labios.

Le embarran sudores.

Ellos se dejan hacer,

pero Elella necesita cambiar de estación.

Elella se va con un silbido de vuelve pronto mamacita,

acomodándose la rubia peluca,

ciñéndose la morada vida que se le va cayendo.

 

Luis Javier Alvarado

VIII

El bañista me ve desde la playa

Con su hermosa y vital musculatura

En sus labios un fuego me conmueve

Está solo

 

De mármol o de niebla

 

Me seduce este dios imperturbable

Que captura la luz con su silencio

Todo duerme al influjo de su aroma

 

Y es el día un caserón desalojado

 

El bañista en la arena se consume

Vuelve al agua

Tritón enfebrecido

 

Es el tiempo la llama que fecunda

 

El pulso de la ausencia que nos rompe

Comments

comments

Junio 29, 2017

About Author

admin


Lagarto no. 6 (Pdf)
Lagarto no. 6 (Pdf)
lagarto no. 2 (PDF)
lagarto no. 2 (PDF)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 1 (PDF)
Lagarto no. 1 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
MÁS FOTOS
lagarto no. 3 (PDF)
lagarto no. 3 (PDF)
Sigue a LAGARTO
wordpress statistics