Godínez de día, Correoppola de noche
ARTE

Godínez de día, Correoppola de noche

¿Cómo sacarle provecho a un trabajo que odias? Tal vez la historia de Correoppola te pueda dar una respuesta

Por Alma Vigil

Mientras otros desean morir -literal- en las soporíferas horas sin quehacer del trabajo, Jesús Correa, harto de la monotonía de godilandia, ocupó ese tiempo para crear lo que él llama “pinchis dibujios”.

Cuando no se encargaba de asuntos administrativos en la consultora que le estaba “secando el alma”, el ilustrador torreonense se ponía a dibujar. Así empezó hace cinco años. Un poco más tarde, surgiría Correoppola, nombre originado por un juego de palabras con su apellido y para que “sonara más de caché”.

En entrevista Correoppola confiesa: “Soy un Godínez que trabaja en una oficina haciendo cosas nada relacionadas con arte y no tan divertidas como dibujar”. Al igual que muchos jóvenes del estado y del país, Correoppola odiaba su empleo. El dibujo era su oasis en el desierto.

“Empecé a dibujar en la oficina todo el tiempo. Mis compañeros de repente me regalaban marcadores y colores. Cada vez más personas se interesaban. Cuando me sentí seguro de que a la gente le gustara, empecé a publicarlos en redes sociales”. Y así, poco a poco, fue ganando más seguidores.

Sus ilustraciones son caricaturescas y, por lo general, grotescas que sin querer se refieren a la deplorable situación laboral que se vive actualmente, en la que jóvenes artistas -y de todas las carreras- tienen que aceptar empleos inadecuados para ellos. Después de todo, el amor por el arte no se puede comer.

También aborda otros temas como los Iluminati, la aprehensión a la tecnología, la obesidad y la cultura pop. Son dibujos con una paleta de colores brillante y fosforescente que casi siempre son rosa, morado, verde y amarillo.

“Cuando un dibujo me gusta y me convence, es cuando me hace reír. Y muchas veces lo grotesco me hace reír. Trato de darle como humor con algún texto o algún elemento chistoso”, explica. “Me gustan dibujos como grotescones. Que un monito pueda estar vomitando pero que pueda verse buena onda”, añade el administrador de empresas de 31 años.

Hasta ahora Correoppola ha participado en diversas exposiciones colectivas. Tuvo su primera exhibición individual en octubre del año pasado y ha creado flyers musicales o mercancía bajo pedido para bandas.

Desde adolescente está ligado a la música. En aquel tiempo tocaba la batería en una banda de Torreón llamada Telegrama. Y aunque ya no le da a la tarola, quiere que su arte vaya siempre de la mano con la música.

Correoppola dejó su antiguo empleo para ingresar a otro similar. Aún no puede darse el lujo de vivir del arte y aunque sí le encantaría que pasara, ahora está en paz con su lado Godínez.

“La neta, cuando dibujaba en la oficina, odiaba mi vida y estaba bien aburrido; pero ahora ya hice las paces con esa parte. Creo que es una dualidad necesaria. Por la chamba es que puedo dibujar y pagar las cuentas”, finaliza.

Comments

comments

mayo 15, 2017

About Author

admin


LAGARTO NO. 11 (PDF)
LAGARTO NO. 11 (PDF)
Lagarto no. 7 (PDF)
Lagarto no. 7 (PDF)
lagarto no. 3 (PDF)
lagarto no. 3 (PDF)
Sigue a LAGARTO
LAGARTO NO. 10 (PDF)
LAGARTO NO. 10 (PDF)
Lagarto no. 6 (Pdf)
Lagarto no. 6 (Pdf)
lagarto no. 2 (PDF)
lagarto no. 2 (PDF)
Lagarto no. 9 (PDF)
Lagarto no. 9 (PDF)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 5 (pdf)
Lagarto no. 1 (PDF)
Lagarto no. 1 (PDF)
Lagarto no. 8 (PDF)
Lagarto no. 8 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
lagarto no. 4 (PDF)
MÁS FOTOS Y VIDEOS
wordpress statistics